No.

Nunca me negué. Era, obviamente, mi trabajo. Venían, tocaban, hacían lo que tenían que hacer, y se iban. Nunca me sentí bien conmigo misma, pero necesitaba hacerlo para sobrevivir. Me faltaban el r…