LA CIUDAD BAJO LA NIEBLA: INSTANTES ETERNOS