Molotov: “¿Qué más podemos pedir?”